6 consejos básicos para vender por teléfono

Reconozcámoslo, intentar vender algo por teléfono es  un auténtico coñazo. Pero no solo para quien sufre la llamada, también para el que la realiza.

Esto es lo que piensa la persona que recibe llamadas a puerta fría.

El Receptor:

¡Me cago en la puta! ¿Quién coño le habrá dado mi teléfono?  Pero si yo solo quería mirar, joder que pesado, a ver cuando me lo puedo quitar de encima,  ¡me quiero morirrrrrrrrrrrrrrrrr!

Esto es lo que piensa la persona mientras realiza las llamadas a puerta fría.

El vendedor:

¡Ostia que no me cuelgue! ¡Ostia que me no me deje con la palabra en la boca! ¡Ostia que parece que no cuelga! ¡Ostia, otro más que me colgó!

¿Quieres mejorar tu nivel de ventas telefónicas y aumentar tus ingresos? ¡Sigue estas 6 reglas!

¿Te has decidido a pillar el teléfono para comenzar a vender sin parar? Seguro que al principio tomaste la decisión súper motivado, y a medida que te acercabas al aparato, una buena dosis de pánico se hizo presa de ti. ¡Por eso has llegado hasta aquí! Si aún no has estrellado el teléfono contra la pared, date una oportunidad.

¡Tranquilidad chavales! Es cierto que se necesita una cierta preparación para la venta telefónica, pero una vez que se aprende, este es uno de los mejores aliados con los que podemos contar para aumentar nuestras acciones comerciales.

Últimamente he leído a expertos en la red que ponen nuestra disposición las mejores técnicas para que logremos sellar con éxito esa alianza. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Merece la pena, los resultados te lo confirmarán!

1- ¿Cómo debes empezar la llamada? ¡Con mucha positividad!

¿Qué impresión te causaría que alguien te llamara y empezara antes de nada a hablarte del mal tiempo, del tráfico que hay, o de lo mal que se ha levantado ese día? Fijo que estarías temiendo la llamada de esa persona la siguiente vez, o incluso te plantearías no cogerle el teléfono si no insiste (“no sería tan importante entonces”- pensarías-).

En el mundo de las ventas ocurre exactamente lo mismo. El impacto que causa una entrada positiva y agradable es muy efectivo. No se trata de contar tonterías a nadie, pero simplemente comenzar una llamada deseando los buenos días, puede allanar el camino hacia un buen resultado.

2- Sé amable a la hora de etiquetar

Un efecto psicológico curioso es que cuando asignas a una persona una etiqueta positiva, como por ejemplo su inteligencia, esta persona intenta estar a la altura de lo que se dice ella. Por ello es tan importante que se hable a los hijos en términos de confianza hacia ellos.

Pues bien, a la hora de vender, se aconseja igualmente que se etiquete a los clientes de forma positiva, siempre que no se les mienta. Si le dices a una persona que es uno de tus mejores clientes, esta se sentirá halagada y realmente querrá serlo, por lo cual actuará en consecuencia.

3- ¡Deja a la competencia tranquila!

Dice un viejo refrán que lo que dice Juan de Pedro, dice más de Juan que de Pedro. Y ciertamente así es, también en este ámbito. Si hablas mal de tus competidores, está demostrado que los demás terminarán pensando eso que dices, pero no de ellos, ¡sino de ti! Y esto es algo que no te debes permitir. Además, la verdadera elegancia a la hora de venderse reside en poder resaltar las cualidades propias, sin necesidad de hablar mal de nadie.

4- Qué noten que adoras el producto que vendes

No cabe ninguna duda de que no te será nada fácil vender un producto si parece que no crees en él. Debes intentar que el cliente se contagie de tu entusiasmo por aquello que vendes, algo que puedes hacer perfectamente a través del teléfono.
Los representantes de ventas trabajan a menudo reunidos en un espacio común, y no aislados. Es una forma de hacer llegar unos a otros esa emoción, que se debe hacer llegar finalmente al cliente.

5- Organiza tu agenda y cumple con ella.

Si recibes una llamada de un cliente, proponle cuanto antes una reunión, y trata de ajustarte a sus posibilidades para conseguir que esa reunión se produzca sí o sí. Resulta de vital importancia aquí establecer con toda claridad la agenda, y preguntar a los clientes si tus propias expectativas están bien para ellos.
Diles a tus clientes algo así como: “Me encantaría que pudiésemos reunirnos hoy si usted también puede, para ir más allá y responder a todas las preguntas que pudieran surgirle”. Si lo consigues, ¡ya estás más cerca del objetivo final! Es decir, de cerrar tu venta con ese cliente.

6- A la hora de vender, ¡enfatiza tus palabras!

Si quieres ser un excelente vendedor, tienes que poner énfasis en las palabras adecuadas. De esta manera el mensaje sonará más apasionado, y convencerá en mayor medida a los clientes.

Si sigues las seis reglas de oro, no te quede ninguna duda de que tus niveles de ventas van a comenzar a crecer como la espuma. Así que ya sabes lo que toca, ¡ve a por todas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *