El populismo como herramienta de marketing

El Populismo ¿Herramienta de Marketing?

La duda ofende, ¡claro que sí!

Desde que Donald Trump es presidente hace unos meses, se viene calificando a él y su política como populistas. Bueno en España también tenemos lo nuestro , pero ese es otro cantar.  De Donald se pueden decir muchas cosas, se puede alabar su preciosa cabellera rubia platino, se puede decir que muchas veces tiene el gatillo flojo y tiende a liarla parda, pero lo que no se puede decir, al menos con coherencia, es que Trump sea un populista.

 

¿Un vende humos?

 

Puede ser, pero ahí lo tienes sentadito mandando drones cargados de bombas para salvar al mundo en Siria.

En muchos países de América latina esencialmente sí que encontramos casos de populismo de libro, donde acciones como la nacionalización de empresas o bienes privados o el reparto equitativo de la riqueza son los pilares fundamentales sobre los que se apoyan sus políticas. Me viene a la cabeza el desaparecido Chávez expropiando edificios como el que come pipas en la puerta del cine.

El populismo es una herramienta de comunicación que consiste en decir a los demás lo que quieren escuchar. ¿Acaso no lo has intentado alguna vez? ¿No?

¡Mal hecho!

Los problemas vienen cuando se prometen cosas y luego no se cumplen. Imagina que en tu negocio prometes un descuento y luego no lo cumples Ya puedes pensar en cerrar..

¿Pero a los políticos?  No problema herman@, aquí:

 

Donde dije digo, digo Diego

 ¿Verdad, amigo Trump?

El discurso incendiario como estilo de vida.

A todo eso, se le suelen sumar discursos que acostumbran a tener un tono cercano al pueblo para que el ciudadano de a pie entienda bien los mensajes que el Estado quiere trasmitir, cuyos contenidos a veces no son tan importantes como la forma en la que se digan.

En marketing de contenidos lo llamamos copywriting., seducir con palabras bonitas. 

Probablemente el tono de los discursos sea lo único populista que tiene Donald Trump, al que no sé si acabo de ver expropiando edificios para hacer grandes centros culturales ni cosas por el estilo. El presidente norteamericano, al que yo más bien imagino con revólver en la cintura, espuelas en las botas y gorro de shérif, puede tener un tono que parezca un hombre orquesta rompiendo el silencio de un templo budista, pero populista, lo que es populista, va a ser que no.

¿Crees que funciona lo polémico? ¡Claro que si, man!

Todos en el mismo saco, y me tiro por que me toca.

Ilustres como Vargas Llosa (El novio de G”la Presyler “XD), se atreven a meter en el mismo saco a Chávez, Maduro, Correa y Trump, claro que sí. Ancha es Castilla, estimado premio Nobel. Vamos, no duraban todos esos juntos ni siete segundos en la misma habitación.

Lo que sí que tiene claro Trump es que en su discurso no hay hueco para el jabón o las palabras de amor para preparar el terreno antes de los preliminares. Es más, Donald es bastante de meterla sin avisar, así a palo seco. Porque esa es una de las claves del éxito del presidente americano, que sin duda lo sabe y lo utiliza.

 

No me toques las palmas, que me coñozco…

Aquí intentaría aconsejarte que adaptes su estrategia en el tono que más te convenga. Si algo funciona ¿ Por qué cambiarlo?

El ahora hombre más poderoso del mundo no da puntada sin hilo, y por eso sabe que lo que vende no es un ambiente romántico con velitas, si no que la gente quiere ver fuego por todos lados y en eso él es experto.

 Que se lo digan a Hillary, a la que le ha faltado decir que es Lucifer reencarnada en el cuerpo de una mujer. Pero es que ese mensaje a Trump le funciona, y vaya si le funciona. Ahí están sus santos huevazos posaderas descansando en el despacho oval.

Para Donald Trump, el concepto de estado como lo entienden los populistas es una idea diametralmente opuesta a la suya.

 

Resumiendo; Crea problemas y ofrece soluciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *