Descubre la importancia de optimizar las campañas publicitarias

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los anunciantes online es saber quiénes ven realmente sus anuncios. Evidentemente, lo que estos pretenden es que su audiencia sea aquella que se ajuste perfectamente a sus necesidades. Los anunciantes esperan que las personas que ven sus anuncios encajen con los perfiles de sus clientes potenciales y también que dichos anuncios no lleguen a consumidores poco interesados en lo que ofrecen, ya que esto supondría una pérdida de tiempo y un fracaso.

Sin embargo, este no es el único problema que puede surgir ni que podría provocar que los anunciantes llegasen a una situación no deseada. Los problemas de la publicidad en línea abarcan terrenos que van más allá de la mala segmentación y de que los anuncios no lleguen a los usuarios buscados, y es que el fraude en esta industria está a la orden del día. Esto ha causado que los anunciantes consideren muy seriamente este asunto tan problemático, sobre todo desde que se han destapado tantas tramas relacionadas con esto.

El tráfico no humano, otro gran problema

Otro de los problemas de los anunciantes reside en determinar cuántas personas reales ven sus anuncios y cuántas no, es decir, averiguar cuántas son bots. Cabe destacar que el tráfico no humano influye de manera considerable a la hora de que una campaña publicitaria alcance el éxito o acabe siendo un completo fracaso.

Hay que tener presente que un estudio realizado por una empresa de abastecimiento demostró que algunas campañas publicitarias llegan única y exclusivamente a tráfico no humano. El peso de esas visitas no humanas se convierte en un auténtico lastre para muchas campañas.

Un gran porcentaje de clics procede de tráfico no humano

El porcentaje de clics que puede asociarse a los bots que dominan en los resultados publicitarios de algunos medios puede ser incluso mayor al noventa por ciento. No obstante, las cifras varían de manera considerable entre los distintos soportes y medios que publican contenidos en línea. Por ejemplo, el porcentaje de clics asociados a bots osciló entre el dos y nada menos que el cien por ciento entre los años 2013 y 2018.

Lo cierto es que no resulta nada fácil determinar un perfil de site asediado por los bots para así poder eliminar a uno u otro espacio de las listas publicitarias, y es que, según el estudio antes mencionado, no existe paralelismo entre el tamaño del soporte que publica los anuncios y los clics vinculados a bots.

No todo el tráfico asociado a bots es malo

Tan solo tres de cada diez clics que se llevan a cabo en publicidad online son fraudulentos según el citado estudio, lo que supone el treinta y dos por ciento. Se trata de una cantidad relativamente baja en comparación con la de años anteriores, por lo que se podría decir que son buenas noticias.

Hay que tener en cuenta que no todo el tráfico no humano es malo. Hablando en términos generales de tráfico en línea, menos del veintinueve por ciento está asociado a los denominados “malos bots, los cuales solo buscan obtener ganancias que no merecen. Dentro de ese porcentaje se encuentran los imitadores, los cuales son los más habituales. Estos se saltan controles de seguridad y se hacen pasar por otra cosa asumiendo para ello identidades falsas. Le siguen los scrappers, los spammers y las herramientas de hackers.

Por otro lado, el veintitrés por ciento del tráfico se asocia a los conocidos como “buenos bots”. Entre ellos se pueden encontrar los bots de los crawlers comerciales, de los buscadores y los que se centran en la gestión de feeds para servicios y aplicaciones. Por lo tanto, casi el cincuenta por ciento del tráfico es humano.

Robots, Equipos, Bots, Carácter, Tecnología, Persona

¿Por qué es importante optimizar las campañas publicitarias?

Al haber tantos clics asociados a bots, ya que como se ha indicado anteriormente, tan solo la mitad del tráfico online es humano, resulta indispensable adaptar y optimizar los sites.

De hecho, algunos estudios demuestran que las campañas llevadas a cabo en sites optimizados han obtenido una conversión de clics del veintidós por ciento. En cambio, aquellos que carecían de ella solo consiguieron el siete por ciento.

Cada vez es más difícil detectar lo legítimo frente a los ilegítimo

Los avances tecnológicos son aprovechados por los desarrolladores de bots, por lo que estos cada vez son más sofisticados y difíciles de diferenciar del tráfico humano. Esto hace que sea muy complicado distinguir lo legítimo de lo que no lo es.

La situación se pone todavía más difícil teniendo en cuenta que los bots también están siendo utilizados de forma poco ética por muchos usuarios. Estos los emplean en las estrategias de compra de tráfico. Hay que tener en cuenta que la compra de tráfico no es ilegal, pero lo que sí es cuestionable es que el tráfico proceda de bots.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.