Objetivos reales para conseguir la felicidad, por navidad.

Amigo albañil, carpintero, marketer, reponedor, administrativo, comercial, dentista,  dj, camarero, soldador, abogado, empresario, carnicero o de cualquier profesión.

Estas líneas están dedicadas a ayudar a todo aquel que quiera que su futuro mejore.

Probablemente estés sentado frente a la mesa de noche buena con toda tu familia y en un descuido aproveches para mirar las redes sociales del teléfono o para navegar unos segunditos.

No te preocupes, formas parte de una generación que mantiene unos hábitos diferentes a los de antaño para comunicarse con otra pequeña familia, tu familia social.

Nunca sabes cuando la vida puede cambiarte y hoy puede ser un dia perfecto si inviertes en leer esto 2 minutos y trabajas en ello.

Unos vendrán y otros se irán, pero aunque uno no quiera ,el paso del tiempo será implacable y en 365 días volveremos a encontrarnos en esta misma situación.

Las preguntas con las que hoy quiero ayudarte son estas:

¿Te gustaría mejorar aspectos de tu vida?
¿Has hecho algo diferente que permita que tu situación a todos los niveles mejore?
¿Qué debería hacer?
¿Qué me gustaría conseguir?
En definitiva… ¿Aproveche mi tiempo y cualidades para alcanzar nuevas metas durante este pasado año?

No importa si no conoces  este año las respuestas, pero si quieres contestarte dentro de 365 días en este 24 de Diciembre, debes marcarte objetivos reales.

Nunca coincidiremos pero no por eso ninguno es de mayor importancia que otro.

Perder peso.

Aprender a hablar inglés.

Ascender en mi trabajo.

Ganar más dinero.

Conseguir pasar más tiempo con tus hijos.

Conseguir pareja.

Viajar más.

Ser tu propio jefe.

Todo esto son objetivos reales y desde luego tremendamente alcanzables si tú, el mismo que está sentado aquí se lanza a por ellos.

No esperes a que nadie te regale nada, no va ser asi, ve despertando tu capacidad de sacrificio y de esfuerzo que todo será mucho más fácil.

Para ello debes ser analítico contigo mismo y escribir excusas que hasta hoy te han funcionado para no conseguirlo, apuntalas, no te preocupes, son para ti ,solo para ti, y para este ejercicio que te propongo.

A otro lado de tu objetivos escribe las cosas favorables que te podrían pasar si consiguieras ese objetivo.

Es lo que solemos llamar la famosa balanza.

La decisión es tuya, yo la mía ya la he tomado y desde luego no es nada sencilla:

Ser y hacer feliz a todos los que me rodeen en las medidas de mis posibilidades.

¿imposible?

Puede que no llegue a serlo plenamente, pero desde mi humilde blog os hago saber que no será porque no lo voy a intentar.

Si la crisis no puede contigo, que no lo haga tampoco la rutina.

Te propongo una cita, mismo día y misma hora que la de hoy, haz balance y sonrie conmigo.

Espero y deseo, que el año que viene seáis ricos en objetivos personales.

Un abrazo y feliz navidad de vuestro amigo

Javier Gázquez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.