Email marketing del que nadie escapará

Probablemente el email marketing sea la herramientas de ventas  más utilizada de del mundo y a priori parece fácil de usar , pero no te vengas arriba tan pronto porque tal y como te comenté hace unos meses en este artículo en mi colaboración con el Mundo, 8 de cada 10 emails enviados no llegan a abrirse. ¡Son fucking basura !

 

Hablamos del 80% de los emails que recibes, una cifra que para ponerte a pensar que algo se debe estar haciendo mal

Admitamos que el marketing por correo electrónico es muy complicado, a veces . Tener unos buenos índices de audiencia es difícil si no se tiene una lista de trucos y consejos que se apliquen para que el correo sea lo más exitoso.

En este email no verás imágenes de ejemplos, lo siento, todo no puedo mostrarlo por mi propia seguridad XD , espero que te valga con la teoría.

¿Qué tiene que ver Houdini en todo esto?

Houdini, fue el ilusionista y escapista más conocido de la faz de la tierra. A estas alturas de la película y con las cifras de apertura mencionadas , o distorsionas la realidad como un mago o tu emails tendrán una tasa de apertura más baja que la tasa de natalidad del vaticano XD.

Cómo optimizar tu marketing por correo electrónico.

Las empresas exprimen sus cerebros para conseguir un correo atractivo, con una buena foto y una línea de asunto llamativo, para acabar siendo juzgado por miles de suscriptores que puede que no aprecien su trabajo tanto como ellas.
Por desgracia, no todos los correos que envíes van a ser caballo ganador. No obstante, si sigues esta lista de consejos tienes la opción de involucrar más a los suscriptores y lanzar las estadísticas por los aires.

Elementos del correo electrónico a examen

Localizar qué elemento de éste hay que analizar para mejorar tu audiencia puede llegar a ser un dolor de cabeza, porque al final no sabe uno por dónde empezar a cortar el pastel. A continuación vamos a ver una lista de todos esos elementos que puedes examinar:

  • 1.       Línea de asunto
    2.       Columna “De”
    3.       Día de la semana enviado
    4.       Hora de envío
    5.       Enlaces VS botones
    6.       HTML VS Texto
    7.       Longitud de la línea de asunto
    8.       Iconos para compartir en redes
    9.       Una, dos o tres columnas de texto
    10.   Video en el correo
    11.   A qué altura está el encabezado
    12.   Optimización para formato móvil
    13.   Reenvío a los que no abren el correo

Como puedes ver, te puedes volver loco con la cantidad de componentes que puedes analizar, pero por lo menos tienes muchísimas posibilidades de afrontar la mejora de tus emails.

Tuneando tu mensaje por email

Habitualmente, la prueba más común es probar la línea de asunto, por lo que vamos a ver qué elementos es necesario que se reflejen en una buena línea de asunto. En él deberían estar las palabras más importantes del artículo o correo que vas a enviar, y deberían aparecer lo antes posible en esa línea.

Según leí  en un estudio de  la agencia de marketing online en Madrid , Neotacttack, Hay que tener en cuenta que un cambio de posición de algunas palabras del asunto puede suponer un aumento o disminución de un 10-20% de tu audiencia.

Otro de los consejos es que seas lo más personal posible. Si puedes conseguir que en el asunto se incluya el nombre de la persona o empresa a la que va dirigido, dará un trato más personalizado al cliente o lector. Si además escribes alguna frase pegadiza y con un lenguaje claro, ¡ya lo tienes ganado!

Los emails deberían ser simples y huir de redacciones enrevesadas que hagan perder la atención del lector. Además, la hora de envío de los correos debería estar lo más estandarizada posible, ya que una alteración de sólo treinta minutos en el envío puede cambiar de forma drástica los índices de apertura.

Escoger cuál va a ser el mejor momento del envío para tus lectores será la tarea que marque la diferencia entre un mayor o menor número de lecturas. Si además vas a hacer alguna de las pruebas que comentábamos antes, prueba una por una y dedica tiempo a analizar los resultados para ver de qué manera puedes optimizar tus envíos.

Email marketing al estilo Hodini .

Probablemente conozcas ya conozcas la historia del mago de magos, Houdini. Como buen emprendedor te contaré que fue un tipo que se hizo a si mismo de la nada, aunque no es americano tiene todos los componentes necesarios para un vídeo de motivación .

Era pobre, tenía un sueño y se cumplió, fin jajaja.

No soy tan malo, si quieres saber más sobre este increíble personaje, aquí te dejo el tráiler de una mini serie que vi hace 2 años y sin duda recomiendo.

¿Por qué Houdini?

Sencillo, te lo explico en dos líneas :
Que un usuario habrá un email se ha vuelto tan difícil… Lo que vale  hoy no vale mañana,  lo de mañana ya no valdrá pasado. Hay que innovar y probar técnicas diferentes y por qué no decirlo, incluso absurdas.

 

1. Presta atención al final de tus correos, ¡que terminen haciendo ruido!

Vamos a empezar la casa por el tejado. Lo primero en lo que tienes que fijarte es en la terminación de tu correo electrónico.

Aquí el funcionamiento es un tanto distinto… Lo importante en tu estrategia de email marketing es cómo termina.

¡Ojo! Que tampoco se nos vaya la pinza, y escribamos un asunto y cuerpo horribles, con un final bonito. ¡Atención a todos los detalles!

Claro está que si no escribes un asunto con gancho, la atención de tus receptores la tienes perdida. Por supuesto que es necesario empezar fuerte, pues lo que queremos es que abran el correo, ¿o no?

 

Sin embargo, el final del email es igualmente importante, pues obtener un feedback es lo que más nos va a gustar. Así que termina con una frase contundente y buena, es decir, una llamada a la acción, un broche de oro para tu correo.

2. Cuidadito con los lunes, ¡que no está el horno para bollos!

Probablemente a ti tampoco te gusten mucho estos días, ¿verdad? Pues a tus suscriptores menos aún, no lo olvides. Ellos estarán menos receptivos que nunca el primer día de la semana.

Y perdona que te diga, pero quizás tú no estés en tu mejor momento los lunes, ni sea el mejor día para que se te ocurra la línea de asunto de tu vida.

Cuanto más la líes en la primera frase, ya lo sabes, menos lectores se molestarán en abrir siquiera tu correo.

Si no te queda más remedio que mandar ese correo el lunes por la mañana, ¡haz lo que tengas que hacer! Te tomas otro café, te das una ducha fría o pides ayuda (cuatro ojos ven más que dos).

Pero piénsate muy bien lo que haces antes de enviar el mail.

3. Lo bueno, si breve, 2 veces bueno, incluidos tus correos

Hay dos cosas que debes evitar a toda costa cuando escribes tus emails comerciales.

La primera de ellas es escribir más de la cuenta, y la otra utilizar palabras excesivamente largas o enrevesadas.

Estos dos errores son muy comunes, por cierto, ya que tendemos a creer que cuanta más información demos a nuestros suscriptores, mucho mejor.

Y en realidad, esto no es así. Calidad mejor que cantidad: si sabes transmitir a tus lectores aquello que realmente necesitan saber, sin complicarles demasiado la vida, entonces has comprendido y conseguido el objetivo.

 

4. Cuida la línea del asunto, ¿cuáles son las mejores y peores palabras que puedes incluir?

Esta se puede convertir en una auténtica barrera a derribar. Es como el anuncio de lo que viene después, y por lo tanto hay que crear uno que sea lo más eficaz posible para atraer la atención de los suscriptores.

De hecho, se estima que el 33% de los destinatarios deciden si abrir o no los correos en función de lo que se encuentren en el asunto.

En primer lugar, ten presente que tres o cuatro palabras es la extensión ideal.

Cuando el rango es de dos a cinco, la tasa de respuesta disminuye en un 2%. Y a partir de ahí, la cosa se pone realmente chunga.

Todo esto tiene una explicación, evidentemente. Alrededor del 40% de los correos electrónicos son abiertos desde un móvil, y desde luego esta tendencia no va a disminuir, sino que probablemente irá en aumento.

Así las cosas, ve pensando en recortar tus líneas de asunto.

También tienes que tener especial cuidado con respecto a los términos que vas a utilizar aquí. Existen estudios sobre las peores y mejores palabras a incluir en esta primera línea, así que lo mejor es empaparse bien de lo que dicen estos análisis.

 

5. Ya lograste que abrieran tu correo, pero, ¿dónde creías que ibas?

Igual te has sentido tentado a pensar que si han abierto tu email, tu trabajo acaba aquí.

¡Nada de eso, amigo! Déjame incluso decirte que esto no es más que la mitad de lo que tienes que conseguir. Que abran tus correos no es suficiente para conseguir respuestas ni ventas.

Pero ya has dado un pasito. Ya sabes crear un correo corto, amable y que termine fuerte. Ahora tienes que crear el contenido adecuado. Lo mejor que puedes hacer es hablar solo con una persona, y no dirigirte a todos tus contactos.

Ni se te ocurra hablar en plural en tus correos comerciales, y que se te vea el plumero. No queremos que se note que te estás dirigiendo a un grupo. Utiliza un tono personal, y dirígete a ellos de forma personalizada.

Si cuentas con muchos suscriptores, quizás tengas que segmentarlos, para no perderlos al sentirse como parte de una gran multitud, en la que no significan demasiado.

Olvídate de eso. Hazles ver lo importantes que son para ti.

No te estoy queriendo decir que el suscriptor sea tu “colega”, ni mucho menos.

Recuerda que el correo tiene que ser corto y amable, pero no te tomes las confianzas que nadie te ha dado. Dirígete al lector de forma cercana, pero con el debido respeto siempre.

6. No molestes a tus suscriptores con historias que no les importan

Todos sabemos que ni por asomo quieres hacer SPAM. Pero a los usuarios no les importa cuáles son tus intenciones. Ellos ven un correo, deciden si les interesa y actúan en consecuencia.

¿Sabías que hay algo peor que el hecho de que tus usuarios borren tus correos sin llegar a abrirlos? Sí, sí que lo hay.

Lo peor que te puede pasar es que abran el email y, como les parezca una auténtica chorrada, vayan derechitos a buscar el botón de “Cancelar suscripción”.

Esto es mucho peor que un correo que va a la papelera, porque en tu caso es un cliente que va a tu papelera. No querrás que esto ocurra, ¿verdad?

Así que ya sabes, no molestes a tus clientes potenciales con contenido inútil. Si tu tiempo es oro, piensa que el de ellos también.

Céntrate en crear contenidos de calidad, por si no te habías dado cuenta ya, ¡el contenido es el rey! Y por supuesto, no olvides que tus mensajes deben ser cortos y amables siempre.

¿Estás preparado para enviar emails de los que nadie pueda escapar?

Piénsalo y me cuentas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *