La estrategia de las marcas ante “La crisis del aceite de palma”

Presta muchísima atención a este post, la información que voy a compartirte hoy puede ser de lo más interesante en cualquier crisis  de compras o ventasEl aceite de palma es actualidad y a priori  parece un ejemplo perfecto.

A nadie se le escapa estos días el follón que se está armando con el tema del aceite de palma, o las grasas vegetales en los alimentos que con asiduidad consumimos. Permíteme ilustrar algunos pantallazos de noticias, aunque si haces una búsqueda en Google vas a comprobar la diferencia que existe entre aceite de oliva y aceite de palma.

Búsquedas relacionadas con aceite de palma:

Búsquedas relacionadas con aceite de oliva:

Alarma en los medios:

 

 

 

 

 

Como ves, existe un problema,  medios especializados en noticias o salud ya están haciéndose eco.

 

Ya sabes que lo mío no es ir de periodista de investigación, y aunque como consumidor me siento bastante preocupado, quisiera sacar conclusiones cercanas a mi trabajo.

¿Como deberían reaccionar las marcas implicadas en la crisis del aceite de palma?

Un  tsunami de comentarios sociales negativos está empezando a hacer que decenas de comunity mañanera tengan que trabajar horas extras aplacando el enorme impacto que está teniendo en la sociedad.
Hashtags en Twitter como #aceitedepalma o cuentas como @aceitedepalma están denunciando como si no hubiera un mañana a un montón de productos y marcas que utilizan el polémico ingrediente. Yo no los mostraré.

Recuerda que esto es una cadena, que no solo toca de lleno al los supermercados.  ¿Acaso los restaurantes y demás no van a notarlo?

Alimentos que contienen aceite de palma.

¡Joder! Es que aunque lo pongan en duda, el dichoso aceite esta presente en un sinfín de alimentos y productos. 

Todo el mundo está buscando las soluciones menos dañinas para su compañía o negocio dado que hablamos de mucho dinero, y con dinero de por medio, tonterías las justas.  De momento…

 

¿Se han dado cuenta ahora ? 

¿No analizan la calidad de los productos que venden?

¿Están intentando salvarse del lío y sacar beneficio de ello?

Dudo mucho que los departamentos de calidad de estos gigantes de la alimentación no analicen lo que compran para vender, y desde luego llegados a este punto donde las cifras por ventas de otro tipo de productos pueden descender por daños colaterales. Supongo que desde arriba habrán puesto un cohete en el culo a los departamentos de marketing para trabajar sin descanso.

 ¿Qué papel juega el marketing en la crisis del aceite de palma? 

Podrás imaginarte que un papel importante, bueno no, yo me atrevería a decir que vital y determinante.

Ummmm se me hace difícil dar un enfoque imparcial ya que como consumidor me preocupa, pero voy a intentar explicarte lo que deberá pasar.

Me parece un buen ejercicio de reputación social a lo grande. 

1er paso – Negar que sea perjudicial (aunque supuestamente sea verdad)

Si esperas un mes por culpa de parte de los fabricantes de productos, no lo verán tus ojos. En términos de reputación sería desastroso y eso no lo levanta ni Sergio Ramos en el minuto 93 XD.

Lo mejor es hacerte el tonto y defenderte aunque sepas que tienes a todo el mundo en tu contra.

2º paso – Predisposición al cambio

Muchas marcas ya saben que tendrán que cambiar el ingrediente, pero no lo pueden hacer público así a la ligera, quedarían como el culo, así que es mejor salir tocado pero no hundido.

Comienza la guerra de etiquetados

¡Ahora sí! Comenzamos con lo que realmente importa: el marketing y la venta. Análisis de comportamientos, pruebas y más pruebas.

No tardarás mucho en comenzar a ver anuncios en televisión que digan:

“Este producto no contiene aceite de palma”

“Sin aceite de palma”

“Con aceite de girasol”

¿Cuando? Muy pronto…

El color, la tipografía, el tamaño, el lugar, el mensaje… Las nuevas etiquetas de los productos comienzan a calentar, deben de resolver el partido. Todos a una, como si no hubiera pasado nada irán añadiendo a sus etiquetas nuevas técnicas de venta mediante el neuromarketing.

Ayer estuve en un supermercado con mi familia, de hecho escribo este post porque me pareció interesante hacerlo.

Como consumidor, soy de los confiados, de los que no leen nada de lo que compran y hoy me llamó la atención cómo muchísimas personas no dejaban de coger, leer y dejar productos.

Me imaginé el por qué rápidamente, y decidí hacer lo mismo.

¡La ostia! Los envoltorios dedican un “microespacio” casi ilegible a los ingredientes y encima… casi todos llevan aceite de palma o aceite vegetal, me dije.

Después de todo lo que te comenté en el inicio del post, imaginarás que la gente no adquiera productos con la misma alegría.

¿Cómo evolucionará el marketing en las etiquetas?

Lógicamente, y teniendo muy claro que es cuestión de tiempo que se sustituya el aceite de palma por otro aceite diferente, los marketers optarán por:

  1. Dedicar un mayor espacio en su envoltorio.
  2. Destacar eslogans tipo “NO CONTIENE ACEITE DE PALMA” o “ESTE PRODUCTO NO CONTIENE ACEITE DE PALMA”
  3. Cuidar los colores para fomentar la facilidad de lectura del cliente.

Como mínimo, pienso que por aquí irán los tiros en temas de etiquetados. Arduo y duro trabajo tienen los publicistas y diseñadores gráficos. Luchar contra el miedo de los consumidores debe de ser realmente complicado.

Yo tengo varias soluciones pensadas, así que si algún fabricante desea oírlas estaré encantado de prestarle mis servicios como consultor desde mi agencia.

 

Reputación social, comunity managament, strategic sales…

Cómo aprovecharte de la crisis del aceite de palma

Una vez hecha toda esa publicidad, jajaja, no podía dejar escapar la oportunidad, he de contarte que de este “movidón” se pueden sacar muchísimas conclusiones.

Si trabajas con productos alimentarios y no contienen aceite de palma o grasas vegetales, te acaba de tocar la lotería.

Tienes un elemento diferenciador, y eso vale millones.

Mientras todo esto se aclara o no, deberías centrarte en hacer saber a tus posibles clientes que tú y tu producto están fuera de este lio. No me apuesto nada, pero ocupando otra vez mi lugar como consumidor, yo ya he empezado a probar alimentos y marcas nuevas que siempre han estado y nunca les presté atención. Y he sido yo el que iba buscándolos, que es lo más destacable. Aún no han hecho nada para llamar la atención, cuando lo hagan, la tendencia debe de ser crecer y crecer.
¿Pero y los manipuladores de alimentos?

Tipo restaurantes, pizzerías, hamburgueserías, pastelerías, heladerías….

Un cartelito en la puerta o en la carta diciendo con las palabras mágicas. “NO UTILIZAMOS ACEITE DE PALMA” otorgaría mucha más confianza en tus servicios, al menos ahora.

Para finalizar, quisiera solidarizarme con los trabajadores de las marcas que puedan ver afectados sus puestos de trabajo. Espero que todo se solucione pronto y los “jefazos” de las empresas encuentren soluciones que sustituyan o aclaren esta situación tan delicada.

Y a ti, que no tienes nada que ver con el sector de la alimentación, solo decirte que espero que hayas aprendido algo. Mañana puede tocarle a tu negocio con cualquier otra historia.

Ciao…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *