¿De dónde viene el boom del emprendimiento?

La palabra emprendimiento ha conseguido un significado más que importante en los últimos años, y es que con la crisis económica muchos jóvenes decidieron abrir su propio negocio para así conseguir la llave hacia el éxito. Puros emprendedores.

Sin embargo, la pregunta es: ¿qué tipo de empresa puedo abrir? Siempre está en el aire y se convierte en un auténtico quebradero de cabeza para muchos nuevos empresarios.

Está claro que este aspecto es fundamental para el joven emprendedor, pero no os preocupéis que, como siempre, voy a daros unos pequeños tips de cómo conseguirlo.

Un poco de historia antes de empezar

Después de la guerra civil, las aspiraciones y los sueños se dejaron de lado para conformarse con el hecho de obtener un trabajo. La época de posguerra llevó a una nueva etapa de crecimiento industrial y de expansión comercial, así la recuperación de la economía occidental se hacía realidad. Nunca está de más saber cómo hemos llegado a donde estamos, ¿verdad?

Después de esto, las empresas comenzaron a crear estrategias de consumismo programado, para que sus propios trabajadores compraran los productos que ellos mismo creaban.

Algo que realmente no ha cambiado es el hecho de que un trabajador satisfecho es y era un trabajador productivo. Cuanta más productividad, la empresa era más competitiva en el mercado, y eso se traducía en mayores sueldos. Si ganaban más, gastaban más, así era el ciclo perfecto. Es por eso que el emprendimiento no se planteaba como una necesidad.

Sin embargo, en la actualidad las cosas han cambiado mucho, la economía ha entrado en una crisis que ha posicionado a los emprendedores como potencia en el mercado. Pero ¿en qué debe pensar un nuevo empresario de la actualidad?

¡Innovar, innovar e innovar!

Aunque un empresario actual pueda contar con todos los medios necesarios para dar el pistoletazo de salida a la empresa, si se ciega con la necesidad de innovar, va a entrar en un bucle de frustración.

Por eso, si no encuentras la innovación que estás buscando, puedes plantearte mejorar un producto que ya exista o crear accesorios para este y darle salida creando una de esas tiendas online donde obtener rentabilidad, y siempre aprovechando así el consumismo de moda que se mueve a nivel global.

Además, con Internet, como siempre os digo, lo tenemos todo mucho más fácil. Puedes estudiar sin problema las tendencias de consumo entre el público al que quieres hacer llegar tu producto.

Usa las redes sociales, siguen estando muy de moda, aquí puedes ver todas las tendencias del mercado y los productos más punteros. Y ya si te pones con las Facebook Ads, pues lo vas a petar, crea la demanda de un artículo, y así impulsarás el lanzamiento de tu producto. Y no hace falta que sea un producto nuevo, ¡aquí todo vale! Solo tienes que ser un poco pillo…

Una estrategia definida si quieres triunfar

Eso sí, lleva cuidado, que parece todo es muy fácil, pero tienes que hacerlo con cabeza, antes de tirarte a la piscina piensa un poquito, tienes que crear una buena estrategia de mercadotecnia. Ya no estoy hablando solo de una estrategia de marketing digital, que por supuesto es imprescindible, sino de otros muchos procesos.

Cuando tengas el producto estrella de tu empresa, haz todos los estudios que tengas que hacer, usa correctamente los medios de producción y también de los de distribución.

Aquí el mirar para otro lado y dejar lagunas solo tiene un final: el fracaso. Céntrate, focalízate en llevar a cabo los procesos adecuadamente, y definir tus estrategias de mercado. Al fin y al cabo, lo que quieres es triunfar, ¿no?

Sé realista y márcate objetivos viables

Luchar para alcanzar tus sueños es muy importante, pero ¡ojo! Hay que ser realista y ver cuáles son los límites de cada uno. A veces triunfar en los negocios y cumplir tus sueños no es compatible, es ahí donde tienes que pararte y priorizar.

Está muy bonito todo eso de ver casos de éxito donde el tipo sin apenas esfuerzo ha creado un imperio y se está forrando… Eso está muy bien… ¡Pero para las películas! En la vida real hay que trabajar duro para llegar hasta tu punto álgido.

No te dejes confundir con la publicidad, muchos empresarios han caído en las falsas ideas que nos venden, y cuando se han querido dar cuenta, era muy tarde para rectificar. Pero no va a ser tu caso, porque para eso estoy yo aquí, para guiarte en tu camino hacia el éxito, será duro pero lo vas a conseguir.

Diversifica y vencerás

A la hora de plantearte montar una empresa, puedes pensar que lo mejor es pedir un préstamo del copón, pero ya te digo amigo que lo único que vas a conseguir es acabar endeudado.

Lo mejor es pedir un crédito a corto plazo y con bajos intereses, los riesgos son mucho menores, además de ser más beneficioso para ti.

Una vez lo tengas pon los huevos en distintas cestas, siempre lo digo, no apuestes todo tu dinero a una sola carta, divide ese capital en dos o más proyectos pequeños. ¿Qué vas a conseguir así? ¡Menos riesgos! Lo que viene a llamarse diversificación.

Aunque claro, los riesgos pueden llevar de miles de formas, así que prepárate para los posibles problemas que puedan surgirte.

Sé objetivo, si te la has jugado, te ha salido mal y es demasiado tarde, lo mejor es que te retires a tiempo y aprendas de tus fallos. Pero, oye, que si todavía no está todo perdido, como buen emprendedor puedes replantear y reinvertir ese proyecto para salvar lo máximo posible.

Está en el ADN de los emprendedores, afrontar las adversidades de la mejor manera posible, encuentra tu camino y buscas las soluciones conforme las vayas necesitando.

Lo cierto es que nos quedan todavía muchos años de emprendimiento en grandes cantidades, así que lo mejor es aprender de lo que conocemos, y seguir avanzando hasta nuestro fin: el éxito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.